La huella de El Tarangu

 

El Naranco quedó marcado para siempre tras la espectacular victoria de Fuente en la edición de 1974, la primera vez que la ronda española llegó a la cima ovetense.

El Naranco se ha convertido ya en una cita obligada para la Vuelta a España. Hoy será la decimosegunda ocasión en que la Vuelta llegue a la cima del Naranco, las siete últimas de manera consecutiva. El Naranco quedó marcado para siempre en la memoria de los aficionados asturianos tras la espectacular victoria de José Manuel Fuente. El Tarangu, en la edición de 1974, la primera vez que la ronda española llegó a la cima ovetense. Desde la victoria de Fuente tuvieron que pasar 10 años para que el Naranco fuese de nuevo final de etapa en la ronda española. Fue en 1984 con una contrareloj de 12 kilómetros, con salida en Lugones, en la que se impuso Julián Gorospe.

Sábado, 20 de septiembre de 1997
Oviedo, José PALACIO

El alto del Naranco, final de la etapa de hoy de la Vuelta a España, quedó marcado para siempre en la memoria de los aficionados del ciclismo tras la victoria de José Manuel Fuente, El Tarangu, en 1974, la primera ocasión en que la ronda española llegó a la cima ovetense.

El Tarangu se presentó en la línea de meta del Naranco, en la etapa León-Alto del Naranco, de 128 kilómetros, con una ventaja de 50 segundos sobre Miguel María Lasa y de 1-31 sobre Luis Ocaña. Fue una etapa caracterizada por la niebla y el frío y Fuente tuvo que anular una escapada en la que estaban, entre otros, Lasa y Agostinho. Lo consiguió en Mieres, ascendió La Manzaneda en compañía de Lasa y Antonio Menéndez, a los que dejó en las primeras rampas del Naranco, y se presentó sólo en la línea de meta en medio de la explosión de júbilo de los numerosos aficionados que se congregaron en toda la subida.

Fuente entró en la línea de meta levantando la pierna izquierda, en señal de agradecimiento al doctor Capdevila, médico de cirugía, vascular que fue quien operó al ciclista asturiano de las varices en esa pierna.

Desde la victoria de Fuente tuvieron que pasar 10 años para que el Naranco fuese de nuevo final de etapa en la ronda española. Fue en 1984 con una contrareloj de 12 kilómetros, con salida en Lugones, en la que se impuso Julián Gorospe.

En 1986 el Naranco fue también final de una etapa contrarreloj, de 9,7 kilómetros, con salida en calle Uría de Oviedo. El vencedor en esta ocasión fue Marino Lejarreta.

En 1988 de nuevo se disputó la etapa en esa modalidad, con triunfo de Alvaro pinto, actual director del equipo Kelme, sobre una distancia de 6,8 kilómetros.

En 1990 el vencedor de la etapa en línea que finalizó en el Naranco fue el colombiano Alberto Camargo. En la siguiente edición, la victoria fue para el bejarano Laudelino Cubino, mientras que en 1992 el triunfo fue para el corredor del Clas-Cajastur, Javier Mauleón, que se impuso en un apretado sprint a Montoya y a su compañero Rominger.

En 1993 fue el suizo Toni Rominger el que consiguió el triunfo de manera espectacular en la cima ovetense, al entrar en solitario y asegurar así su segundo triunfo consecutivo en la ronda española. Rominger se escapó bajando el alto de la Cobertoria y se presentó en la línea de meta con una ventaja de 35 segundos sobre Cubino y 44 sobre Zülle.

En 1994 ganó Voskamp, por delante de Rominger, a quien aventajó en 23 segundos. Tercero fue Pedro Delgado, a 36 segundos y cuarto, Zarrabeitia, también a 36 segundos.

En 1995 el triunfo fue para Jalabert, que se impuso con una ventaja de 10 segundos sobre Abraham Olano, mientras que la última edición la victoria fue para el corredor del Mapei Daniele Nardello, por delante de Andrea Perón.

Pie foto: Jose Manuel Fuente, El Tarangu, en el momento de cruzar la meta del Naranco, en 1974.

Archivo original