Una década sin Fuente

 

“Diez años se cumplieron ayer de la muerte de El Tarangu, el ciclista asturiano más grande, que se adjudicó dos Vueltas a España, brilló en el Tour y puso al borde del K.O. A Merckx en el Giro”

El 18 de julio de 1996, cuando Miguel Indurain ya no podía conseguir su sexto Tour de Francia consecutivo ante la fuerza del danés Bjarne Riis, fallecía José Manuel Fuente, “El Tarangu”, a los 50 años en el Hospital Central de Asturias, tras la complicación de un trasplante de riñón. Se iba el campeón ciclista asturiano más grande. Bajo los calores del mes de julio, cuando él también habría brillado en el Tour de Francia. Ayer, se cumplieron diez años de su desaparición. Fuente deja una huella imborrable con sus 24 triunfos profesionales. Destacan las generales de dos Vueltas a España y victorias de etapas en la ronda española, en el Giro de Italia y en el mismísimo Tour de Francia.

Gijón, J.E. Cima

José Manuel Fuente (Limanes, 30-9-1945) fue todo un genio del ciclismo mundial como lo prueban sus triunfos espectaculares de escalador en las carreteras de Francia, Italia, Suiza y España. El de Limanes impresionó sobre todo por sus ataques continuos en los puertos y donde llegó a poner al borde del K.O. Al mismísimo Eddy Merckx en varios Giros de Italia. Otros grandes duelos que mantuvo fueron en el Tour de Francia (1973) ante Luis Ocaña y sus dos triunfos absolutos en la Vuelta a España (1972 y 74). Luego “El Tarangu” también vivió la experiencia de ser el primer director deportivo del equipo profesional Central Lechera Asturiana (CLAS). Además, fue comentarista de la Vuelta para emisoras nacionales formando parte del equipo del periodista José María García.

Fuente dejó sello de su carácter en sus variadas actividades y prueba de ello fue la despedida multitudinaria que tuvo en Oviedo, un día como hoy hace 10 años, durante los actos del sepelio y el traslado del ataúd por las calles ovetenses.

De Fuente son muchos los que recuerdan sus genialidades de ciclista, con sus fulgurantes ataques como las posteriores “pájaras” o desfallecimientos ya desde aficionado. En profesionales despuntó ya al inicio en el equipo Karpy en 1970 cuando fue la revelación en la Vuelta a España y ganó el maillot “tigre”.

En 1971 en el equipo Kas empezó su gran palmarés al imponerse en la montaña del Giro de Italia y adjudicarse tres etapas. Fue su trampolín porque en 1972 con una gran escapada, junto a Grande, llegó triunfador a Formigal con más de 7 minutos de ventaja y se vistió de líder de la Vuelta a España. Se adjudicó luego también la general, la combinada y la montaña.

Ahí demostró su carácter para ser jefe de filas y lo ratificó pocos días después en el Giro de Italia, donde acabó segundo y de nuevo rey de la montaña. Estuvo tres días de maglia rosa al destronar al mismísimo Eddy Merckx, pero una “pájara” le permitió volver a coger el liderato al “Caníbal”.

En 1973, Fuente desde el Kas ganó con autoridad la Vuelta a Suiza, también la montaña y dos etapas. Era un favorito para el Tour de Francia al faltar el dominador Merckx, pero en carreteras galas se encontró con otro poderoso español: Luis Ocaña. El conquense, de gran fortaleza física y mucho más contrarelojista, acabó con las aspiraciones de triunfo de Fuente. El de Limanes y el de Priego mantuvieron unos duelos en las montañas que aún se recuerdan. Fuente no quiso rendirse ante la fortaleza de Ocaña y al no existir acuerdo, al final, el conquense se llevó el tour y el asturiano se tuvo que conformar con el tercer puesto de la general y el segundo de la montaña.

Antes en el Giro de Italia Fuente volvió a ganar su tercer reinado de la montaña y una etapa, aunque acabó sólo octavo en la general. Fuente en Italia era como un dios porque a los “tiffosi” les encantaban esas arrancadas huracanadas en los puertos y ver cómo “El Tarangu” ponía la carrera patas arriba. Igual daba que estuvieran enfrente campeones de la talla del belga Merckx o el italiano Gimondi.

Gijón, J.E.C.

La temporada de 1974 fue excepcional para Fuente porque ganó su segunda Vuelta a España, teniendo que superar primero al propio compañero Miguel Mari Lasa en la cima del Naranco. Y luego defenderse, a muerte en la crono final en Anoeta ante el portugués Agostinho, y le sobraron solo 11 segundos, en un final de mucha incertidumbre. Luego en el Giro estuvo diez días de líder para acabar quinto, lograr su cuarto reinado de la montaña y vencer en cinco etapas.

Mala campaña tuvo en 1975, donde por lesiones tuvo que abandonar la Vuelta y el Tour. Sólo ganó en la subida a los lago de Enol. Luego vino la polémica porque Fuente quería marcharse del Kas para ir a Italia, donde le pagaban cuatro veces más. Al final logró, en 1976, debutar en los Valles Mineros con el equipo italiano Bianchi, donde ganó en Pajares, pero fue el final de su carrera deportiva porque la Federación Española le prohibió competir argumentando que estaba enfermo.

Fuente, como se cuenta del Cid al pasearle muerto, después de colgar la bici se valoraron mucho sus victorias y su forma valiente y atacante de conseguirlas. Así, en el Tour se recuerdan las logradas en Luchon y Superbagnères. En el Giro las de Sestola, Block Haus, Iseo, Carpegna, Auronzo, Ciooco, Monte Generoso y Tres Cimas de Lavadero. Y en la Vuelta a España fue Fuente quien triunfó en finales como Formigal, Los Ángeles de San Rafael y el Naranco.

Archivo original