Asturias llora la muerte de su mito ciclista

 

Viernes 19 de Julio de 1996
A.R.Aldeyturriaga.

José Manuel Fuente falleció ayer a los 50 años. Hoy se celebrará el funeral en la Catedral.

"El paciente José Manuel Fuente Lavandera, de 50 años de edad, falleció a las 14.10 horas de hoy -por ayer- día 18 de julio de 1996 en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Central de Asturias tras haber sufrido una pancreatitis necrohemorrágica, insuficiencia hepática y sepsis con fallo respiratorio y circulatorio que evolucionó hacia un fallo multiorgánico irreversible". Este fue el último comunicado médico ofrecido por Sergio Gallego, subdirector gerente del Hospital Covadonga, sobre el estado de salud de José Manuel Fuente. El Tarangu había fallecido.

Los restos mortales de José Manuel Fuente, por decisión de la familia, fueron trasladados, inmediatamente a continuación de producirse la muerte, al Tanatorio Los Arenales, donde asistieron además de familiares y amigos, una amplia representación municipal y regional.

Gabino de Lorenzo, gran amigo de la familia y que se encontraba muy afectado por la pérdida del ex ciclista, ofreció a los familiares de José Manuel Fuente la posibilidad de realizar el funeral de cuerpo presente en la Catedral de Oviedo, donde, según el alcalde de la capital, "intentaremos brindarle un gran homenaje al mejor ciclista asturiano de todos los tiempos".

Tras el funeral, que se oficiará a las seis de esta tarde, los restos mortales de José Manuel Fuente serán trasladados hasta el cementerio de su localidad natal, Limanes, donde recibirá critiana sepultura.

Las muestras de dolor se sucedieron durante toda la jornada en las inmediaciones del Tanatorio de los Arenales. La viuda de José Manuel Fuente, María Elena, junto a los hijos del fallecido, mostraron una fuerte entereza y recibieron a todos los amigos o ex compañeros del ciclista que se trasladaron hasta allí para expresar sus condolencias a los familiares de El Tarangu.

Sus ex compañeros Jesús López Carril, Antonio Menéndez, Manuel Antonio García Manzanilla o Chichi Rubiera recordaron y ensalzaron la figura del que había sido el mejor corredor asturiano de todos los tiempos. Asimismo, personas allegadas a la familia, como el ex jugador del Sporting Echebarría o el ex ciclista Amieva, así como Pulgar, ex entrenador del Oviedo B, a quien le unía una gran relación con los hijos del fallecido, puesto que los estuvo entrenando durante un tiempo, y el ex jugador del Oviedo Carrete se personaron en el Tanatorio para apoyar a la familia en un momento tan difícil.

Gabino de Lorenzo, que se encontraba con la familia en el momento de la muerte de José Manuel Fuente, en compañía de Jaime Reinares teniente de alcalde del Ayuntamiento de Oviedo, se acercó para acompañar a la familia una vez concluidas las obligaciones laborales, al igual que Maria Victoria Rodríguez Escudero, consejera de Cultura, Deportes y Juventud del Principado de Asturias; José ramón Prado, director regional de Deportes y Juventud; Isidro Fernández Rozada, presidente del partido Popular en Asturias, y Salvador Fuente, jefe de protocolo de la presidencia, en representación de Sergio Marqués, presidente del Principado de Asturias, que no pudo acudir personalmente a expresarle sus condolencias.

El último puerto

El mundo del deporte asturiano estuvo pendiente en las últimas semanas del crítico estado de salud de José Manuel Fuente, el mejor ciclista y una de las principales figuras deportivas de nuestra región de todos los tiempos, cuya trayectoria como corredor profesional mereció, además del cariño de todos los aficionados asturianos, reconocimientos como la medalla de oro de la Federación Española de Ciclismo y el ingreso en la Real Orden del Mérito Deportivo, cuya medalla le fue entregada en el transcurso de un emotivo homenaje que tuvo lugar el 5 de septiembre del pasado año en Oviedo.

La salud del ex ciclista sufría un grave deterioro desde que fue sometido a un transplante renal, el pasado 28 de mayo. Su evolución inmediatamente después del mismo fue favorable, por lo que se le dio de alta en el Hospital Central de Asturias el día 5 de junio, con excelente función renal.

Estas buenas perspectivas no duraron mucho, ya que se reingresó el día 7 de junio, según un parte médico facilitado en su día por los médicos que lo atendían, "como consecuencia de un dolor abdominal, que fue etiquetado como pancreatitis aguda. Posteriormente presentó una insuficiencia hepática, con descompensación de líquido ascítico. Dicha descompensación surgió como resultado de una hepatopatía previa del paciente y de la interacción de los fármacos inmunosupresores, fármacos que le fueron suspendidos con el consentimiento del paciente, el pasado día 1 de julio".

Complicaciones

En los días siguientes surgieron graves complicaciones para la salud de El Tarangu. En la madrugada del 3 al 4 de julio sufrió un shock hemorrágico, del que fue sacado con éxito. Uno de los momentos más críticos se produjo el día 5, cuando Fuente experimento una parada cardiorespiratoria, de la que pudo asimismo ser recuperado. Esa misma noche, una pancreatitis obligó a realizarle una intervención quirúrgica en la que le fueron extirpados parte del bazo y del páncreas.

Una semana después tuvo que pasar de nuevo por el quirófano, en esta ocasión a causa de una perforación gástrica. En los últimos días permaneció ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos, con fallo multiorgánico, hasta que a primera hora de la tarde de ayer fallecía en el Hospital Central de Asturias.

José Manuel Fuente estuvo acompañado en todo momento, desde que ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos, por su esposa Maria Elena y sus hijos, así como de sus hermanos. Sus padres, muy afectados, no podían soportar el dolor de ver a su hijo en tal estado.

Rafael Fuente, Falo, hermano del fallecido, agradeció las muestras de cariño mostradas hacia El Tarangu desde su ingreso en el Hospital Central de Asturias. "No pudo pasar el último puerto", aseguró Falo.

El último adiós a José Manuel Fuente será a las seis de esta tarde, en la Catedral de Oviedo. Asturias entera llora la muerte de su ciclista más internacional.

Archivo original