Historia

Principios

 

Nace en Limanes, provincia de Oviedo, José Manuel Fuente, "Tarangu". Nace en una familia de condición humilde; su humildad comprende dos vertientes esenciales, las cuales incidir‡n en los primeros años de José Manuel. La Primera, la económica, es la propia de una familia cuyos recursos únicamente se basan en los frutos que con su esfuerzo consiguen arrancar de la tierra. Por otra parte, su humilde tradición les conduce, por imperativos familiares, a no poder tener una aspiración superior a la que ya mantuvieron las generaciones precedentes. Como cuenta, en su escuela la meta se fijaba en conseguir el “Certificado de Estudios Primarios"

Fuente, a sus catorce anos se encontró que, forzado por la situación económica familiar debería trabajar en un lugar que le permitiese obtener algún dinero, y, por otra parte, debería de ayudar con su trabajo en las labores del campo. Para él, doce horas diarias de trabajo representaba una jornada normal. El trabajo lo soportaba, pero no así el triste futuro que ante sus juveniles ojos se mostraba.

Lo único a lo que puede acceder es a conseguir un nombre a través del deporte, y así eligió, la bicicleta. Entra a trabajar de metalista, y así consigue que su Padre le compre su Primera bicicleta a los catorce años.

- Era una bicicleta de paseo, y mi padre se la compró al maestro del pueblo en ciento cincuenta pesetas. Con ella empezó a entrenar.

- Al principio era una diversión, pero poco a poco fue aumentando mi afición. A partir de este momento ya el ciclismo fue tomando cuerpo en la mente de Fuente. Mis idolos en aquellos momentos eran Anquetil y Bahamontes, Mi ilusión, llegar a ser un día igual que ellos.

Como tantos otros muchachos Fuente no disponía, del dinero suficiente para adquirir una bicicleta que le permitiese competir.

- Cuando quería competir alquilaba una bicicleta a pesar de que el precio era muy elevado para mis posibilidades.

Posteriormente adquiere una bicicleta, también de segunda mano, y con ella comienza ya a entrenarse de una forma mas continua. Es entonces cuando no hay una sola carrera ciclista en los alrededores en la cual no participe Fuente.

También comienza ya a participar en otras carreras en provincias limítrofes.

- Ibamos cuatro o cinco amigos, y nos repartíamos los premios y también los gastos. Solíamoss ir en "bici" si eran muy cercanos, y si no, en tren.

¿Quién te ayudó en tus primeras andaduras como ciclista?

- Un hombre que me ayudó mucho era un ciclista aficionado llamado José Luis Río, “Carretillo”. En aquella época todo eran problemas con el taller y con la familia que no quería que yo fuera ciclista. También me ayudaba mucho el médico de la comarca, llamado Préstamo, pues me daba vitaminas y también recibía de él un apoyo moral que era muy importante para mí. “Carretillo” me ayudaba técnicamente, enseñandome todo lo que él sabía. También era el que me llevaba a las carreras, me daba dinero y trataba de convencer a mis padres para que me dejasen correr. Este hombre estuvo a causa de su sinceridad muy marginado en el ciclismo, ya que en este deporte como en otras tantas cosas de la vida, la sinceridad es molesta, y cuando dices cosas que no son del agrado de alguien, aunque sean verdad, generalmente te ganas un enemigo. A estos dos hombres debo yo mis comienzos y también les debo mi deseo de triunfar.

Llega el momento en que Fuente tiene que prestar el servicio militar. Como es lógico, no puede cesar en sus entrenamientos.

- Mientras el resto de los soldados ocupaban sus horas de paseo en ir a los bares, comer bocadillos, charlar, etcétera, yo iba a entrenar. No me dejaban salir vestido de ciclista del cuartel. Incluso no podía guardar la bicicleta en él, sino que la tenia que dejar en un bar. Como las horas de paseo eran escasas, si me cambiaba y ponía la ropa de ciclista y después nuevamente de militar no me quedaba materialmente tiempo para los entrenamientos. Así que tenia que entrenar con todo el uniforme militar.

Amater

 

Fuente pasa al equipo "Werner” ¿Cómo fue el fichar por el "werner"

- En aquellos tiempos Balagué era una presa codiciada en todo el ciclismo aficionado. Le habla de mi al director del "Werner", y as quedó arreglado mi fichaje.

- ¿Cuanto cobrabas en el “Werner”?

- Tres mil quinientas pesetas. !Casi me parecía un sueño! Entonces yo me conformaba con tener un equipo, aun sin cobrar nada. Por eso el cobrar este dinero me parecía fabuloso.

Julio San Emeterio me brindó la oportunidad de fichar por el “Karpy". Empecé ganando menos que de aficionado, ya que allí me pagaban 4.000 pesetas al mes. Pero, sin embargo, esto me brindaba la oportunidad de poder correr con los profesionales y ver así cuales eran en realidad las posibilidades que podía tener para triunfar dentro de este deporte, pues era precisamente entre estos hombres donde me podía poner a prueba.

- Yo entonces, con mi carnet de independiente, podía correr tanto con aficionados como con profesionales. Desde el principio fui un batallador. En todas las carreras en que participaba buscaba constantemente el escapar del pelotón. Casi siempre llegaba el último, pero así, al menos, se me veía y yo iba probando mis fuer zas.

Con este equipo, el "Karpy”, participaba Fuente en la Vuelta a España del año 70. En este ano se instaura en España por única vez el “Maillot Tigre”, el cual se otorgaba al primer clasificado neoprofesional. Fuente lo consigue en la primera etapa y no lo abandona hasta el final de la meta, en la que termina con el puesto 15 en la clasificación general. Este es ya el momento en que todos ven en Fuente un verdadero ciclista. Ya en esta vuelta los corredores del “Kas" le insinúan que el director, Langarica, había comentado que ficharía para el “Kas” a Fuente.

Con el "Karpy” participa en el Campeonato de España y posteriormente es seleccionado para competir en la vuelta a Guatemala. El equipo español estaba formando por Menéndez,Albeada, Santisteban y Fuente. Es importante resaltar el triunfo que consiguieron estos hombres en dicha vuelta. De las quince etapas en que consistía, catorce se las adjudico el equipo español, como asimismo el triunfo final, que consiguió Albelda.

Las etapas se las repartieron de la siguiente manera: Albelda: 2. Menéndez: 3. Fuente: 4. Santisteban: 5.

Este último quedo segundo en la clasificación de la montana.

Fuimos muy bien recibidos por la colonia española. Estaban muy contentos con nuestra participación, ya que eso les daba motivos para poder discutir con los nativos.

- ¿Como es allí la afición?

- Hay allí una afición enorme al ciclismo. Las etapas eran radiadas de la misma manera que en España se transmiten los partidos de fútbol, así que a través de la radio se podía estar al corriente de todo lo que estaba sucediendo en la etapa. Debido a que íbamos ganando todas las etapas, al final nos tiraron piedras: así que, para darles una alegría, un día decidimos que les dejaríamos a ellos ganar una etapa. Eso les ilusiono mucho.

1971

 

En este año, cuando Fuente hace su debut con el equipo “Kas” como profesional, comienza participando en la Vuelta a Levante, para continuar con la Paris-Niza, Semana Catalana, Vuelta Ibarresa o Pais Vasco y Vuelta a España.

- En la Vuelta a España, mi misión fue ayudar al equipo, y debido a esto mi actuación no fue muy brillante. Participé después en el Giro de Italia, donde mis comienzos fueron muy difíciles, ya que en una de las primeras etapas estuve a punto de llegar fuera de control. Posteriormente fui mejorando, y logré ganar una etapa y el gran premio final de la montana. A continuación participé en la Vuelta a Francia.

Este año Fuente participa en las tres grandes Vueltas, lo cual anteriormente solo lo había realizado otro ciclista extranjero, y este año lo hace también Uribezuría.

- Tomé parte en la Vuelta a Francia, en la cual tuve que sufrir mucho por la velocidad con que se corrió esta prueba debido al duelo Merckx-Ocaña. Nuevamente estuve a punto de llegar fuera de control; mas después logré mejorar y conseguí ganar en dos etapas de los Pirineros: la primera en Luchón, donde habría de caer Ocaña, y a continuación, o sea el día siguiente, triunfé nuevamente en Superbagnères. Acabada esta prueba me vuelvo a España y participo en las carreras que se celebran en esa época, las cuales no eran adecuadas para mis condiciones.

Lo lógico sería que, debido a los triunfos que Fuente había logrado en la Vuelta a Italia y en la Vuelta a Francia, hubiese participado en criteriums que le hubiesen proporcionado unos ingresos importantes. Pero se había rumoreado que un equipo italiano estaba interesado en fichar a Fuente, y para evitar esta posibilidad, el “Kas” le manda para España.

- Me quede sin correr criteriums, lo cual resultaba casi increíble, ya que había ganado tres etapas y conseguido el gran premio de la montaña en el Giro de Italia. Como había firmado un contrato por un año con el “Kas” tuve que renovarlo nuevamente, con lo cual conseguí mejoras muy importantes, ya que en el primero percibía 10.000 pesetas mensuales y con el nuevo las aumentaba a 30.000. Gracias a ello ya me encontraba en una situación económica que me permitía contraer matrimonio, después de un largo noviazgo.

Al comienzo de esta temporada era creencia generalizada que José Manuel no conseguiría triunfos importantes; entre otros motivos, por su reciente boda, ya que es creencia muy arraigada que los ciclistas en la temporada en que contraen matrimonio bajan en su rendimiento muy considerablemente.

- Ese año me privé de muchas cosas para que mi nuevo estado no influyera en mi rendimiento. Hice una vida muy sana y con medida, con lo cual logré que mi rendimiento y puesta a punto fuese lo más idónea posible.

1972

 

Comenzó este año con la Vuelta a Levante. Después al igual que el anterior, continuó con la Semana Catalana, Milán-San Remo, París-Niza, Vuelta al País Vasco, Vuelta a España y Giro de Italia.

En la Vuelta a España, en principio trabajo para Perurena y Lasa, los cuales salían como favoritos indiscutibles. Pero en la etapa desde Zaragoza a Formigal se produce una escapada protagonizada por Grande y Fuente. Es Fuente el que tira siempre de esta escapada; pero después, al no poder Grande llevar el ritmo que imponía Fuente, tiene este que abandonarle y continuar en solitario. La escapada culminará en el Formigal, con una gran diferencia sobre sus más inmediatos seguidores, entre los que se contaban todos aquellos que luchaban para conseguir, con muchas posibilidades el éxito, el triunfo en dicha vuelta. Fuente consigue en esta etapa siete minutos y medio, que le colocan como lider indiscutible, aunque por la prensa discutido, del equipo 'Kas' y de la vuelta en general. Tuvo un problema Fuente, debido a que aquel día iba de líder Perurena, también del 'Kas' y esto provocó los más diversos comentarios contra él y contra Langarica. Todos esos comentarios carecen del más mínimo sentido, y que el mismo día Perurena dijo que se sentía muy contento del triunfo de Fuente en la etapa, ya que, con la diferencia que había conseguido, la vuelta quedaba más asegurada y todos más tranquilos, puesto que lo importante era que ganase alguien que perteneciese al 'Kas'.

Desde ese momento dejó de trabajar Fuente para los demás, y, ya como jefe de filas, es el equipo quien trabaja para él. Gracias a los esfuerzo de todos sus compañeros, Fuente logra entrar victorioso en San Sebastián, fin de la prueba y, por tanto, ganador de su primera Vuelta a España.

Cuatro días después del término de la Vuelta a España comienza la Vuelta a Italia. Aquí Fuente ya desde el comienzo va como jefe de filas del equipo 'Kas'. En las tres primeras etapas no ataca, debido a que Langarica, director del equipo, piensa que el momento de iniciar el ataque es en la cuarta etapa, a la llegada de un monte llamado Blockhaus, el cual se encuentra a 18 kilómetros del comienzo de esta cuarta etapa. Aquí inician Fuente y su equipo el ataque, el cual se dirigió preferentemente al indiscutible y poderoso ciclista Merckx. Este ataque le proporciona a Fuente dos minutos y cuarenta segundos de diferencia sobre Merckx. El segundo clasificado, que es precisamente Lasa, entra a 15 minutos. Merckx hizo el cuarto. Era la época en la que Eddy Merckx atravesaba su mejor momento. Debido a ello, tanto a los comentaristas como a todos los aficionados les resultaba casi increíble el que alguien pudiese sacar esta diferencia a Merckx e incluso que alguien lograse enfrentársele con alguna aspiración a la victoria. No obstante, Fuente estaba en su terreno, o sea en la montaña, y debido al éxito obtenido en la Vuelta a Espala, su moral y su forma estaban en condiciones de lograr esta increíble victoria. Debido a esta escapada, consiguió Fuente la 'maglia rosa', la cual conservó durante cuatro días. Al quinto día del liderato de Fuente atacó Merckx en forma que en él es normal; es decir, que cuando Merckx lo hace y como en este caso concreto logra sus triunfos, que en esta ocasión representó cuatro minutos y medio sobre Fuente, con lo cual consiguió colocarse en primera posición y arrebatar así la 'maglia rosa' a Fuente. Esta etapa de Merckx llevó a Fuente al tercer puesto en la general. Luego en la cima Coppi vuelve a atacar Fuente y consigue una diferencia de dos minutos y diez segundos, y así pudo rebasar a Peterson y conseguir el segundo puesto, que es con el que terminó el Giro de este año. Además de este puesto en la general, consigue ganar por segunda vez consecutiva el premio de la montaña y también dos etapas. Este segundo puesto en el Giro del año 72 puede considerarse un gran triunfo, ya que quedó segundo detrás de Merckx que en aquella época, en la que era imbatible, suponía esto casi lo mismo que ganar el Giro. La prensa entonces dedicó muchos elogios a Fuente, aunque también se le critico en la etapa de Mardonechia, debido a que Fuente atacó en el antepenúltimo puesto y muchos consideraron que debía haber atacado en el último y haber conservado así el triunfo en el Giro. Fuente atacó en el momento en que Merckx se encontraba con grandes dificultades, y considero que era el momento mas oportuno.

-Escapamos Galdos y yo. Detrás de nosotros iban todos juntos en pelotón. Yo pedí agua a Largarica, ya que había sudado mucho y tenia la boca seca. Lo labios se me pegaban, y tenía que comer dos glucosas para recuerear las energías; pero Largarica no me la podía dar, pues donde nos encontrábamos era zona prohibida, ya que no estábamos dentro del control de habituallamiento. Ante esta circunstancia, tuve que tomar las glucosas deglutiéndolas como pude, y faltando 1 kilómetro para la cima de este monte, llamado Jaferau, ,tuve un desafile cimiento, y Merckx me rebasó a pesar de que le llevaba minuto y medio.

Esto demuestra que no fue que José Manuel emplease tácticas equivocadas o no hubiese comido, sino que el motivo lo constituye el no haber ingerido la suficiente agua que, debido a lo mucho que había sudado, le era necesaria.

Los médicos me han dicho que gastaba mucha glucosa y mucho potasio. Para recuperarlas ces necesario beber y comer azúcar. Yo comí Ia glucosa, pero no bcbí agua. En aquellos momentos yo sabia que esa era Ia causa, pero no quise darla a conocer para que no se tomara como disculpa. Ahora que los médicos lo han comprobado, puedo decir que ese ha sido motivo por el cual no gané esta vuelta a Italia, que habría sido Ia Primera y única que habría ganado un español.

Este habría sido el triunfo de un español en el Giro de Italia si los reconocimientos médicos periódicos que se realizan fuesen lo suficientemente completos para haber apreciado en Fuente esta falta de glucosa y potasio en su organismo, que el delatarlo habría llevado a Fuente y a su equipo a tomar las medidas necesarias para evitar que estas actuaciones hubiese tenido lugar.

Este año da por terminada Fuente su participarán en grandes pruebas, y se dedicá únicamente a correr criteriums. Hacia final de temporada corre la Vuelta a Cataluña y algunas pruebas mas: Vuelta a la Rioja, etc. Pero siempre con la única misión de ayudar a sus compañeros y al equipo.

1973

 
No corre este año Fuente la Vuelta a España, pero en cambio participa en el Giro de Italia y en el Tour de Francia. A la Vuelta a Italia acude sin ninguna preparación, y así tiene que pagar las consecuencias.

-Yo quería seguir atacando como siempre, y así lo hice; pero al final me encontraba sin fuerzas y me desfondaba. Así que ese año y en esta prueba fueron muchas las críticas que sobre mí llovieron. Siempre tuve varices en la pierna izquierda y me han dado calambres. Aquel año sufrí mucho, y la falta de preparación era el motivo de que me desfondase. La prensa que me criticaba no creía en mis calambres; únicamente creía en mi falta de preparación. Pero es muy duro para un ciclista que al disputar una prueba le den continuamente estos calambres, ya que no puede pararse y tiene que continuar pedaleando a la vez de sufrir estos dolores, que representan un martirio para quien durante muchos kilómetros los tiene que sufrir.

No obstante, logró reponerse y ganar la etapa reina de este Giro, la montaña por tercera vez consecutiva y quedó octavo en la general.

Acabado el Giro participa en la Vuelta a Suiza, a la cual va en gran forma. Es esta Vuelta a Suiza muy montañosa y muy dura; pero es este el terreno que Fuente mejor domina, y así consiguió ganar las etapas más importantes, ganó la montaña y también la Vuelta. Es el primer y hasta ahora el único español que ha ganado la Vuelta a Suiza, lo que demuestra las dificultades que esta prueba contiene, ya que han sido muchos y muy buenos los españoles que han participado en ella y solo Fuente quien ha conseguido este triunfo tan completo. Acabada esta prueba, vuelve Fuente para participar en el Campeonato de España que se celebraba en Montjuich. Tal vez Fuente podría haber ganado este campeonato.

Pero empleó todo su esfuerzo en ayudar a Perurena y que lograse este el triunfo.

-Ganó Perurena y me alegré tanto como si hubiese ganado yo. Casi más, ya que Perurena venía persiguiendo desde hacía muchos años este campeonato. Había sido mucho lo que Perurena me había en otras ocasiones ayudado a mí, y estoy muy satisfecho de haberle en esta ocasión ayudado yo a él.

Participó a continuación en la Vuelta a Francia, en la cual se daba a Fuente como favorito; pero el triunfo fue para Ocaña en una Vuelta a Francia de la cual hay mucho de que hablar.

-Yo tenía que haber hablado sobre todo lo que me pasó y, sin embargo, no dije nada. La causa es que temía que mis palabras se tomasen como disculpa al igual que había pasado en aquella famosa etapa de Mardonechia.

Ha sido una Vuelta a Francia en la cual, mas que una carrera ciclista, parecía que estábamos tomando parte en una guerra. Se le hablo a1 “Kas” de ir a medias con otro equipo, pero no quisimos ninguna clase de confabulación, y eso al final lo pagamos. Yo iba a la Vuelta a Francia como único jefe de fila, con el propósito de lograr el primer puesto, y de no conseguirlo, tanto me daba el puesto en que terminase. En esta prueba, que gano Ocaña, nosotros tuvimos que luchar no únicamente contra él y su equipo, sino que tuvimos que vernos obligados a enfrentamos también con todos los participantes en Ia vuelta de aquel año. Esto quiere decir que se había confabulado, y así no se puede conseguir ningún triunfo. Yo pienso que, de no haber sido por toda esa “mafia" que a veces existe en el ciclismo, Ia prueba se hubiese desarrollado de otra manera. EI equipo de Ocaña nos había prometido que si le ayudábamos a conseguir un triunfo, que su casa comercial necesitaba en aquellos momentos como publicidad, yo ganaría la montaña y quedaría clasificado en segundo puesto; así como que también recibiríamos una gratificación económica. Como ya he dicho, no admitimos esta confabulación, y debido a eso, quedé tercero en Ia general y segundo en Ia montana. Lo que más lamento es la opinión que a Ia afición le llegó este arreglo que ellos desconocen en esta prueba. Puedo poner como ejemplo de este arreglo en esta prueba la circunstancia de que hombres muy rápidos me disputaban a mí la montaña con el objeto de restarme puntos y que yo no ganase, porque estaban pagados por 'La Casera' y por Ocaña.

1974

 

-Como en años anteriores, comencé participando en la Vuelta a Levante, París-Niza, Milán-San Remo, Semana Catalana y Vuelta a España. Gané por segunda vez está última, lo cual me dió mucha satisfacción, ya que conseguí el liderato en los Angeles de San Rafael, y lo conseguir mantener hasta el fin de la vuelta en San Sebastián. La alegría más grande la recibí en Asturias, pues el recibimiento que me dispensaron en el Narango creo que es el momento más importante de mi vida como profesional. Además, en esta etapa que culmina en el Naranco había muchos líderes, pues estando en la provincia de León, Lasa escapo junto con Agostinho, y aunque Vélez, que era el director del equipo 'Kas', y por tanto director de Lasa, les mandó parar, Lasa no quiso obedecerle. Esto hizo que, bajando el Pajares con una niebla tan densa que no se veía a un metro de distancia, tuviese que ponerme en cabeza del pelotón y luchar para tratar de coger a los dos escapados. Debido a la niebla, el pelotón no quería tirar; así que escapé con la única compañía de Lazcano, que era compañero mío de equipo. Bajando el Pajares conseguimos descontar dos minutos a los escapados, y al llegar a Pola de Lena conseguimos ya ponernos a rueda con Lasa y Agostinho. Bajando el Pedrón quise escaparme, pero tuve mala suerte y me caí. Aprovechando esta circunstancia escaparon Perurena, Ocaña y Lasa, más yo me recuperé, arreglé mi bicicleta y al llegar a la Manzaneda conseguí coger a Ocaña y un poco más adelante ponerme nuevamente a rueda de Perurena y Lasa. Anduve con ellos unos kilómetros y después demarré y me marché solo. A mí paso la gente aplaudía, criticaban a Ocaña y a Lasa, calificándoles con epítetos que es mejor no relatar. Al final llegué solo al Naranco, y así logré sacar una ventaja que más tarde me sería necesaria en la prueba disputada contra reloj al final de la vuelta, en San Sebastian. Hay aquí un hecho que, aunque mucho se escribió sobre él, quiero dejarlo claro; más que nada, por respeto a la afición, que creo debe saber la verdad por si misma y no haya así lugar a más dudas con respecto a ciertos motivos de mi vida profesional. Al llegar al Naranco, y en vez de hacer, como es normal, que al llegar triunfador a una etapa se levantan los dos brazos, yo levanté un brazo y una pierna. Este hecho lo realicé en señal de gratitud al doctor Capdebila, que me había operado de las varices el invierno anterior y que además de esta operación consiguió cortarme los calambres que anteriormente había sufrido con excesiva regularidad y que a partir de aquel momento no se me volvieron a presentar. Esto es la verdad, y no lo que en algunos periódicos apareció.

Acabada Ia Vuelta a España, y a1 igual que en el año 1972, Fuente participa en el Giro de Italia. Este año consigue en la tercera etapa la 'maglia rosa' durante once días. Pero esta vez la catástrofe tiene como escenario la ciudad de San Remo, en cuya etapa pierde ocho minutos respecto a Eddy Merckx.

Esta pérdida ocho minutos con respecto a Eddy Merckx fue debida a que Fuente no había tomado los alimentos necesarios para poder afrontar la dureza de esta prueba, y esto Ie ocasionó, pocos kilómetros antes de finalizar la etapa, lo que en el ciclismo se denomina como 'pájara'. Esta 'pájara', como así fue descubierto por los médicos, se debió a la escasa producción en su organismo de glucosa y potasio.

Al día siguiente fue una etapa llana y tranquila, en la cual llegamos todos en pelotón. La siguiente fue montañosa, y en ella logré ganar y sacar a Merckx dos minutos y medio, con lo cual acorté distancias.

Aquí nuevamente la prensa se equivocó al decir que Fuente estaba desmoralizado. Fueron demasiado duros.

Fuente consiguió ganar las tres cimas de Lavadero, la etapa de la cima Coppi. A continuación viene la etapa reina. Esta etapa constaba de seis puertos, y Fuente escapó nada más comenzarse la prueba.

-Tuvimos una gran batalla. En esta etapa había un puerto que era de piedra, en el que sacaba a Merckx yo tres minutos y medio. Como el me secaba a mí tres minutos y veinte segundos en la general, yo era en aquellos momentos el líder. Pero cuando llevaba 5 o 6 kilómetros de bajada, consiguió cogerme el pelotón. Y esto es lo increíble, ya que es materialmente imposible que en circunstancias normales puedan restar la diferencia que yo les sacaba en tan pocos kilómetros, además de que yo bajaba a una gran velocidad, pues bajé como un suicida, y no recuerdo haber bajado jamás una cuesta como aquel día. Parece ser que a mí me equivocaron de camino, que me metieron por otra carretera; pero esto no lo puedo demostrar, aunque, debido al desarrollo de esta etapa lo puedo asegurar.

Al día siguiente se corría la última etapa, cuyo fin era en Milán. Era una prueba de 250 kilómetros, totalmente llana, y en estas grandes pruebas, a estas alturas ya está todo solucionado. En la última etapa nunca nadie espera ninguna sorpresa, ya que no suele haber ataques; pero esta vez Fuente no está dispuesto a que todo termine de una forma tan sencilla, y así que se emplea en esta última etapa de la misma manera que se había empleado en todas las anteriores.

-Hacía viento de costado, y yo hacía abanicos, lo cual obligaba a Merckx a ir rodando por encima de las piedras. Esto enfureció a Merckx, y recuerdo que le dijo al director de su equipo 'Monteni' que si no tiraban los compañeros que allí mismo se apeaba de la bicicleta. El mismo director del 'Molteni' me dijo días después que parecía increíble que yo pudiera andar a esa velocidad en llano, pues iba haciendo una media de 60 a 65 kilómetros todo el tiempo. Ese día también se me tacho de loco por haber atacado en terreno llano; pero el transcurso de la carrera demostró que estuve a punto de conseguir un triunfo. Además, yo había prometido por televisión que hasta que no llegásemos a Milán no pararía de atacar, y aunque no era una etapa con las condiciones para mí, mantenía la promesa de atacar que había dirigido a los italianos por televisión. AL final quedé quinto en la general, gané la montaña por cuarta vez consecutiva y también cinco etapas.

Para casi todos los corredores ciclistas, la prueba reina que les gustaría ganar es el Tour de Francia. Más para Fuente la prueba que más ilusión le haría es esta del Giro de Italia, ya que fue por la que más lucho.

Lo que mas lamento de mi vida profesional fue el no haber ganado esta prueba. Si alguna vez vuelvo, guiaría todas mis fuerzas a vencer en el Giro. Es algo que quiero brindar tanto a mis seguidores españoles como a los italianos. Por todo ello es por lo que volví a Italia y, bajo la dirección del doctor Modesti, pasé por todos los sacrificios para volver a competir. Lo triste fue que cuando ya me encontraba en condiciones se me negó la licencia, y todo lo que tuve que pasar no sirvió de nada.

1975

 

En este ano, al contrario que los anteriores, comienza Fuente su programa de carreras en la Costa Azul, en Niza, participando en unas siete u ocho carreras muy duras en las cuales se corría a gran velocidad.

-Debido a que había comenzado mis entrenamientos en compañía de Casas en el mes de diciembre, cuando participé en estas carreras de Niza ya me encontraba con una buena forma.

Después de estas carreras de la Costa Azul participa Fuente en la Vuelta a Corcega, la Vuelta al Mediterráneo, Milán -San Remo, Semana Catalana y Vuelta a Españaa. En la Vuelta a España comienza siendo uno le los favoritos, con el aliciente de que si resultaba ganador seria la tercera vez que lo conseguía y algo que nunca logró ningún ciclista.

-Todos esperaban que fuese yo el ganador. Mas aunque yo también tenia ciertas esperanzas, no me encontraba muy bien. Y como además tenia puestas las ilusiones en el Tour, no me interesaba conseguir mi plena puesta a punto demasiado pronto.

Al principio de la vuelta todo fue bastante bien, con Fuente muy bien clasificado. Pero, estando Lasa de líder, surge una escapada protagonizada por el malogrado Santisteban que lleva consigo a Pernera. Esta escapada era buena, porque, aun cuando Lasa era compañero de equipo, era muy pequeña la diferencia de tiempo que llevaba sobre Ocaña y Tamemes. Consigue Perurena con esta escapada una diferencia de siete a ocho minutos que le hace ser el aspirante con casi todas las posibilidades de ganar esta vuelta.

-Cuando aquella noche fuimos a comer, le dije a Perurena que me tenía a su disposición para todo lo que necesitase, ya que para mi se habían acabado todas las esperanzas en esta vuelta.

-Después de la escapada del Formigal ya no tenía opción de cara al triunfo final, al cual el más firme candidato era en aquellos momentos Perurena, así que me dediqué a ayudarle con todas mis fuerzas.

A continuación participa Fuente en la Vuelta a Aragon, Vuelta a Asturias y Vuelta a los Valles Mineros.

Ya en la Vuelta a Asturias notaba en mi organismo síntomas de encontrarme mal; pero cuando ya noté con toda seguridad que estaba enfermo fue en Ia primer etapa de la Vuelta a Francia, en la cual llegué fuera de de control.

-¿Qué hiciste cuando notaste que estabas enfermo?

-El director del "Kas”, Barrutia, me dijo que me fuese a casa y descansase de las carreras. En aquellos momentos me estaba casi muriendo, y todos decían que simplemente era que no estaba en forma. Pero yo sabía que eso no era cierto, y me fui a ver al doctor Palacios, el cual me hizo los análisis correspondientes, y fue como comenzó todo el dío de mi enfermedad.

1976

 

-¿Qué fue realmente lo que los médicos encontraron en tu organismo?

- Las pruebas al principio iban muy bien; pero al hacerme los análisis de sangre y de orina, dieron como resultado que tenía una pequeña cantidad de albumina. Para entonces yo ya estaba bien gracias a una buena preparación que consistió, mas que en nada, en hacer una vida sana y, bajo el control del doctor Modesti, realizar unos entrenamientos con los cuales poco a poco logré recuperarme totalmente.

Para lograr esta puesta a punto, parte Fuente para Italia a fin de incorporarse ala plantilla del "Bianchi" y estar bajo el control médico del doctor Modesti.

Durante el tiempo que permaneció en Italia eran muchas las horas durante las cuales, debido a la falta de actividad, Fuente se dedicaba a pensar en los problemas que la suerte le deparaba en aquellos momentos. Dos circunstancias eran las causas por las cuales se hallaba en Italia: la primera y mas importante, que los mejores médicos especialistas deportivos dedicados al ciclismo, provistos de los medios más avanzados, examinasen las complicaciones que en Oviedo el doctor Palacios le había encontrado a raíz de su retirada del Tour de Francia del 75.

Marzo 22, lunes
Es hoy el ultimo día que paso en Oviedo; me voy para Italia. Noto en mi dos sentimientos contradictorios: por una parte, tener que dejar mi tierra me produce honda pena; el otro sentimiento es de gran alegría, ya que voy a empezar a andar nuevamente en bicicleta. Tengo en estos momentos una gran preocupación, pues no sé hasta qué punto responderán mis fuerzas, y aunque estoy seguro de que responderán, no puedo evitar las dudas que alguna vez me asaltan.
Lo que con mas fuerza me empuja a dar este paso es la responsabilidad que siento hacia mis seguidores, y quiero darles una prueba mas de mi agradecimiento por toda la ayuda moral que en estos últimos tiempos me han prestado.
En otro diario mayor hace sus reflexiones sobre lo que fue ese primer día de entrenamiento.
"Hoy he tenido mi primer contacto con la bicicleta. No me produjo la sensación que yo esperaba. Yo tenía gran ilusión en ese día por coger la bicicleta y entrenar; pero al principio de cogerla noté como una cosa rara, como si fuera para mi desconocida esta máquina. Esto es debido a los ocho meses largos de inactividad anteriores. Al poco tiempo ya me volvió a resultar familiar.

Abril 12, lunes
Son 120 kilómetros los que hoy recorrí en compañía de Gimondi yForesti, aunque he de confesar que siempre he ido a rueda. He notado una gran diferencia, en comparación con los entrenamientos hasta hoy realizados. ` He llaneado mucho mas fresco, las piernas mas sueltas y en conjunto mucho mas entero que ningún día.
Se habla sobre la posibilidad de que pueda participar en el Giro de Fruilli, el cual comienza dentro de diez días, aunque a mi me parece aún poco tiempo para estar en condiciones de realizar un buen papel. No obstante, me encuentro hasta hoy muy contento.

Mayo 18, martes
Cuando iba a comenzar a escribir estas cuartillas ha sonado el teléfono; era mi amigo Bonati, que había ido a Varese para recoger los exámenes médicos que había hecho el pasado miércoles.
Me dice que tiene una noticia buena que darme, y es que los resultados son mejores que los que anteriormente me habían hecho. Cuando iba a comenzar a escribir estas paginas tenia la intención, debido a la deficiente moral con la que me encontraba, de decir que casi ya estaba dispuesto a abandonarlo todo y marcharme tranquilamente a trabajar en mi tienda de Oviedo. Pues cuando se sufre así, cuando cuesta tanto trabajo y sacrificio llegar a conseguir una puesta a punto suficiente, es muy duro quedarse descolgado por una injusticia.
Ahora, con la inyección de moral que me acaba de dar mi amigo, mi pensamiento es totalmente contrario y puedo decir que ya me encuentro muy feliz. El doctor Cinquepaldi ha dicho que puedo continuar en el ciclismo sin miedo de correr ningún riesgo, ya que mi estado de salud es perfecto. Esto es una gran cosa para mi, ya que es el fruto de todos los sacrificios y cuidados que he tenido que pasar durante estos diez meses en los que he permanecido parado, los cuales me parecieron y me parecen eternos.

Hay una fecha, que por lo que de sentimental tuvo para Fuente, he de relatar, ya que es un retrato fidedigno de cueles eran los pensamientos ajenos al ciclismo que continuamente llenaban de nostalgia a José Manuel.

Llegamos ya a la que sería la ultima carrera que disputaría Fuente. Se hallaba esperando que le mandasen la licencia, cuando le llamaron para participa en a Vuelta a los Valles Mineros que anualmente se celebran en Asturias.

-¿Cómo fue el romper el contrato con el “Kas"?

-Un día me llamaron los dirigentes del "Kas", a raíz de mi enfermedad, y me dijeron que, ya no podía correr, no me pagarían. Aun quedaban varios meses para que este finalizase, pero este gesto del “Kas", que gracias a mi había logrado muchos triunfos, me pareció un tanto ruin y pedí la rescisión del contrato, pues en aquellos momentos me parecía increíble lo que estaba oyendo de boca de don Luis Knorr, que tanto me había alabado poco tiempo atrás, cuando tan rentable era para la firma.

-¿En qué condiciones hiciste el contrato con la “Bianchi”?

-Como no tenía licencia, casi se puede decir que iba a empezar de nuevo, les dije que me conformaba en principio con que cubriesen mis gastos de estancia y viajes.